Cómo dar un masaje erótico a tu pareja

masaje erotico

Un masaje erótico es uno de los actos más íntimos que se pueden realizar antes del sexo. Es una forma de que las parejas se muestren amor mutuo. Es un momento de máxima intimidad y estimulación.

Te entregas completamente a la otra persona para que te ame. Confías en el otro con tu cuerpo. Un masaje erótico es un regalo especial que puedes hacer a tu pareja. Pero, ¿cómo se da un masaje erótico? ¡Afortunadamente se puede aprender!

Te guiamos a través de los pasos que te asegurarán que puedas dar a tu pareja un masaje erótico íntimo.

 

Consejos concretos para dar un masaje erótico

Es importante dedicar tiempo a un masaje erótico. Con estos consejos prácticos para un masaje erótico ya puedes empezar con tu pareja esta noche. Crea un ambiente relajado y haz que florezca el amor entre vosotros. Enciende una barrita de incienso, pon música relajante y enciende unas velas. Esto hará que ambos tengáis ganas.

 

Preparación

Es bueno que ambos uséis aceite de masaje durante el masaje erótico. Esto aumenta la intimidad y se siente bien para ambos.

Comienza el masaje erótico tocando suavemente a tu pareja con la punta de los dedos. Baja lentamente por cada parte del cuerpo. Acaricias suavemente la piel de tu pareja sin ejercer mucha presión. Esta estimulación hace que se activen las terminaciones nerviosas del cuerpo.

Cuando hayas acariciado todo el cuerpo puedes pasar a la siguiente acción. Aquí se rasca muy ligeramente con las uñas sobre la piel, esto debería dar una sensación agradable. No hay que rascar demasiado. Alterna el movimiento de rascar con el de acariciar para que tu pareja no sepa cuál será tu siguiente acción.

 

Jugar con el cuerpo

En un masaje erótico es importante dejar aflorar su lado travieso. De este modo, aprenderás a disfrutar del momento y ciertas acciones serán una sorpresa para tu pareja. Es un juego de amor, trata este momento como tal.

Ahora empieza a amar la parte delantera de tu pareja. Lo hace acariciando, rascando, lamiendo y besando la parte delantera del cuerpo. Para que sea aún más excitante, puedes vendarle los ojos a tu pareja.

Esto obliga a tu pareja a entregarse completamente a ti. Esta vulnerabilidad hace que el momento sea aún más íntimo y que las caricias sean más intensas para tu pareja.

 

Aplicar presión

En el siguiente paso, tu pareja se tumba boca abajo con la cabeza hacia abajo. Coloca una palma de la mano encima de la nalga de tu pareja, junto a la columna vertebral. A continuación, acaricia suavemente la nalga con la otra mano y desciende hasta la parte interior del muslo.

Repite esta acción varias veces, o alterna las manos. Aplicar presión con las manos sobre las nalgas y los muslos. Esto provoca una gran excitación en su pareja.

 

Acariciando las orejas

Es muy estimulante para tu pareja si masajeas lentamente las orejas. A través de las orejas corren caminos de energía que están conectados a las zonas erógenas.

Esta acción se lleva a cabo haciendo rodar suavemente la oreja hacia delante y hacia atrás entre el pulgar y el índice. Realiza el trabajo de arriba a abajo a lo largo de la oreja. Cuando hayas llegado al lóbulo de la oreja, tira suavemente de él.

Repite esta acción unas cuantas veces de forma lenta y sensible. Puedes elegir hacerlo en ambos oídos al mismo tiempo o de forma alternativa.

 

Masajea los muslos

Ahora llegamos a la última y más excitante parte del masaje erótico. Le das a tu pareja una experiencia agradable y tentadora. Cada vez es más íntimo, lo que puede llevar a una fiesta sexual.

Masajea los muslos de tu pareja con tus manos. Empieza por la rodilla y sube lentamente. Realiza suaves movimientos de amasado con las manos y deja que éstas se deslicen con sensibilidad por las zonas genitales. Siempre se puede aumentar la intensidad dando más presión.

Repite esta acción varias veces y verás que tu pareja se excita cada vez más.

También mira:

Deja una respuesta