Lo que debes saber sobre la autoinyección para la disfunción eréctil

autoinyeccion disfuncion erectil

La disfunción eréctil es un problema que afecta a más hombres de lo que se piensa. Y probablemente no hace falta que le digamos que es un problema molesto. No hay nada más molesto que tener que abandonar durante la actividad sexual. Las causas de este trastorno pueden ser diversas: desde problemas en los vasos sanguíneos hasta un nivel bajo de testosterona, fluctuaciones hormonales anormales o incluso problemas neurológicos.

Por no hablar de otros factores no relacionados con la medicina, como los problemas de pareja, el estrés, los problemas mentales o el sobrepeso. Si no se puede determinar la causa exacta, el primer paso suele ser intentar resolver el problema con pastillas como kamagra, cialis o viagra. Estas píldoras mejoran el flujo de sangre al pene.

En muchos casos es una buena solución. Pero si esto no ayuda, entonces los llamados remedios de segunda línea entran en escena. Entre ellas se encuentran las bombas de vacío y la autoinyección, en la que el hombre se inyecta él mismo la medicación en el pene. Hoy nos gustaría dar una pequeña explicación sobre esta autoinyección. Al fin y al cabo, es alabado en algunos sitios web, pero ¿realmente merece los elogios que recibe?

 

¿Qué es una autoinyección?

Antes de analizar si una autoinyección puede ayudarle a deshacerse de su disfunción eréctil, creemos que sería útil responder primero a la pregunta «¿Qué es una autoinyección?». Obviamente, quieres saber de qué se trata. No más de lo que es lógico. Pues bien, la autoinyección consiste en inyectarse un medicamento a través del pene con la jeringa en la mano.

Este medicamento hace lo mismo que algunas píldoras para la erección, es decir, dilata los vasos sanguíneos y relaja los músculos del pene. Esto hace que fluya más sangre al pene, lo que a su vez ayuda a conseguir una erección. La autoinyección se realiza antes del acto sexual, al igual que con el kamagra, por ejemplo.

Ya le oímos pensar con razón: «Pero, ¿cómo diablos voy a saber llevar a cabo esta autoinyección?«. Normalmente, la primera vez que se hace esto, se visita al médico. En este caso, suele ser un urólogo. Le enseñará a inyectarse la droga para que pueda hacerlo usted mismo en casa. También puede leer el folleto informativo. Pero si quiere autoinyectarse, creemos que es muy recomendable una visita al urólogo.

 

¿Es eficaz la autoinyección?

Si un médico prescribe una autoinyección, el medicamento debe ser eficaz, ¿no? Entendemos su razonamiento y podemos confirmar que el efecto también está probado. Pero hay que tomarlo con un «pero». Las experiencias de otras personas nos enseñan que puede llevar bastante tiempo encontrar la dosis ideal.

Por tanto, lo que es perfecto para una persona no lo es automáticamente para otra. Y si quiere ajustar su dosis, tendrá que programar otra visita al urólogo. En sí mismo no es un problema, pero consume tiempo.

Por cierto, ¿sabías que sólo puedes autoinyectarte dos veces por semana y que deben pasar al menos 4 días entre cada inyección? Las personas que quieran tener relaciones sexuales al menos dos veces por semana pueden tirar la autoinyección a la basura. Además, el tabaco y el alcohol están prohibidos. Un cigarrillo o un par de cervezas antes de la autoinyección y la eficacia de su medicamento desaparece como la nieve al sol.

Por último, no todo el mundo puede ponerse una inyección. Personalmente no tendría ningún problema con eso. Sin embargo, conozco bastantes personas que cierran los ojos espontáneamente al ver una jeringa. Entonces, ¿funciona la autoinyección? Sí, en la mayoría de los casos sí… Pero hay que tener en cuenta algunas cosas que hacen que «no se haga» para mucha gente.

 

Los posibles efectos secundarios de la autoinyección

Todos los medicamentos tienen posibles efectos secundarios, pero hay algunos efectos secundarios de la autoinyección que nos gustaría destacar. Al fin y al cabo, no se trata de un dolor de cabeza temporal o de unos mareos, sino de cosas que pueden causar daños permanentes. Mira antes de saltar, es el mensaje.

  • Priapismo: Un priapismo es una erección que persiste. La autoinyección debe ayudar a conseguir una erección, pero no se pretende que ésta continúe después de varias horas. Si lo hace, consulte a su médico lo antes posible. Puedes probar a enfriar el pene con algunas compresas frías para solucionar el problema o limitar el daño. Sin embargo, en el peor de los casos, un priapismo causará un daño permanente y no podrá tener ninguna erección.
  • Pene sin sensibilidad: Si tienes relaciones sexuales, no sólo quieres tener una erección, sino que también quieres que tu pene sea sensible. El sexo sin sensibilidad en el pene no es lo que buscas. Entonces es mejor no tener sexo. Sin embargo, la autoinyección puede provocar el adormecimiento del pene. En la mayoría de los casos, se trata de un efecto secundario temporal. Sin embargo, algunas personas hablan de una pérdida permanente de sensibilidad. Y si tiene el pene entumecido después de una autoinyección, debe esperar otros 4 días antes de poder volver a intentarlo. ¡Tú mejor que yo!
  • Endurecimiento del pene: Ya hemos hablado del priapismo como un posible efecto secundario con daños permanentes, pero también puede producirse un endurecimiento. En este caso, el endurecimiento no es de todo el pene, sino de partes del mismo. En la mayoría de los casos, estos endurecimientos desaparecen por sí solos después de un tiempo, pero no siempre. No serías el primero en tener que lidiar con el endurecimiento permanente del pene. Puede parecer conveniente si tienes disfunción eréctil, pero créeme libremente, preferirías evitar esto.

Conclusión:

La autoinyección para la disfunción eréctil puede ser definitivamente una solución, ya que se ha demostrado que el medicamento y el método pueden ayudar definitivamente. Sin embargo, recomendamos que todo el mundo pruebe primero otros métodos, como las píldoras de erección, ya que hay varios efectos secundarios y desventajas asociadas a este método.

Piensa en los efectos secundarios, como el priapismo y el adormecimiento permanente del pene, y en los inconvenientes, como un mínimo de 4 días entre inyecciones y evitar la combinación con alcohol y tabaco. Un hombre advertido vale por dos.

También mira:

Deja una respuesta