Otra experiencia Kamagra que debes conocer: el Top Sport

experiencia top sport kamagra

La primera experiencia Kamagra de uno de nuestros clientes habituales contemporáneos.

Mi novia y yo llevamos un año juntos y lo pasamos súper bien juntos. Somos una buena pareja y estoy contento con ella en todos los sentidos. Es cierto que después de un año el sexo se vuelve un poco más normal.

Por eso pensé que sería divertido probar algo nuevo, tener una nueva experiencia sexual juntos. Para ello pedí consejo a algunos amigos míos.

Casi todos ellos dieron la misma respuesta: prueba Kamagra.

Se trata de una píldora de erección que mantiene a tu joven erguido de 4 a 6 horas, eso me gustó. Me puse a investigar y finalmente pedí un paquete de Kamagra en para tener mi primera experiencia con Kamagra.

El día de la verdad

Era un hermoso día de verano en agosto y mi novia y yo habíamos estado juntos en la playa. Pasamos todo el día relajándonos y tomando algunos cócteles al final del día.

Parecía el día perfecto para probar mi recién encargado Kamagra. Me pareció muy emocionante, pero como estaba un poco achispado por los cócteles, los nervios se calmaron.

En casa me serví otra copa de vino para los dos y empecé a besarla tranquilamente. ¿Nos duchamos primero?», dijo, y yo asentí con la cabeza. «Ve tú», le dije, «ahora mismo voy».

Mientras mi novia se dirigía a la ducha, yo me arrastré sigilosamente hasta la mesita de noche del dormitorio. Allí estaba la tira con 4 pastillas de Kamagra de color verde oscuro.

Había leído que un usuario novato debe tomar media pastilla y que esa es la dosis adecuada para una primera experiencia con Kamagra, así que lo hice. Tomé un gran vaso de agua y me tragué la pastilla.

Ahora puede empezar la fiesta, pensé. Me dirigí al baño donde mi novia ya estaba de pie desnuda en la ducha, me apetecía enseguida. En mi teléfono puse algo de música que nos puso aún más en ambiente.

Entonces empecé a besarla y acariciarla en la ducha. Después de quince minutos empecé a sentir el efecto del Kamagra. Mi pene, duro como una roca, pinchó su estómago y ella también lo sintió.

«¡Oh, hola!», dijo ella con una mirada borde. Cerró sus manos alrededor de mi pene y empezó a tirar de él. Normalmente no duraría ni 5 minutos, el Kamagra estaba haciendo su trabajo y yo estaba muy contento con ello.

El efecto del Kamagra

Tras media hora de besos, caricias y juegos preliminares en la ducha, saqué a mi novia del baño y la llevé a la cama. Mis genitales estaban ahora totalmente controlados por el Kamagra, ¡qué experiencia!

Se sentía como una barra de hormigón y mi novia no podía alejarse de ella. Me di cuenta de que estaba cada vez más cachonda y mojada. Prácticamente me rogaba que pusiera mi pene dentro de ella.

No cedí ante ella tan fácilmente y comencé a acariciar tranquilamente mis genitales sobre los suyos. Cada vez estaba más caliente y sentía que estaba a punto de correrse.

Empujé tranquilamente mi duro palo dentro de ella y gimió con fuerza. Fueron verdaderos fuegos artificiales. Le mostré todos los rincones de la habitación en diferentes posiciones.

Gracias al Kamagra pude seguir adelante. Entre medias miré el reloj y llevaba 45 minutos sudando y resoplando. «Esto es como un deporte de primera clase», pensé en voz alta.

Después de otros 15 minutos de sexo duro me corrí. Estaba delicioso y el Kamagra hizo su trabajo muy bien. Ambos estábamos satisfechos. He leído sobre las experiencias de otros, pero esto fue ciertamente más de lo que esperaba.

Una segunda ronda

Después del gran sexo nos quedamos juntos en la cama y hablamos un poco. Me preguntó si era por los cócteles, así que asentí afirmativamente. Por supuesto, no iba a contarle mi pequeño secreto.

Espero sorprenderla con esto algún día. Por la expresión de su cara, me di cuenta de que esto era necesario en nuestra vida sexual. ¡Un buen polvo duro durante una hora!

Después puse una película y nos tumbamos muy bien el uno al lado del otro. Pero nunca adivinarás lo que ocurrió entonces. Durante una escena de sexo en la película, de repente empecé a ponerme duro como una piedra.

Mi novia me miró sorprendida y me preguntó: «¿Estás listo otra vez?». Asentí y comencé a besarla de nuevo. Lo que siguió fue una segunda gran fiesta del sexo. Qué cosa es ese Kamagra.

Quizá la próxima vez pruebe Super Kamagra o Kamagra Oral Jelly. Los juguetes sexuales como consoladores y vibradores son historia para mi novia, he encontrado mi pequeño secreto. Una experiencia para no olvidar.

También mira:

Deja una respuesta